Un mundo nos vigila ¿Es verdad o paranoia?

Aquella expresión, que quizá hoy los millennials desconocen de donde surgió, se generó en el siglo pasado, y hacía alusión en aquel tiempo Don Pedro Ferriz Santacruz (locutor de radio), de la posibilidad de que seres extraterrestres vigilaran lo que sucedía en nuestro planeta. En la actualidad esta frase, resulta cierta, aunque no en el contexto que este personaje refería, y, no obstante, hoy existen mecanismos y aparatos que son creados para esta finalidad: espiar.

Es bien sabido por todos o por lo menos, la mayoría de usuarios de la tecnología, que las cámaras de estos dispositivos pueden ser utilizados por terceros para poner en riesgo la seguridad de sus dueños y espiar su privacidad, por ello algunas personas cubren el opturador de las cámaras con cintas, aunque se les ha llegado a llamar paranoicos, lo hacen por seguridad, incluyendo a Mark Zukerberg, si, si, el mismo creador de Facebook, quien opta por esta medida extrema.

Casi siempre esta acción se realiza con las cámaras de las computadoras portátiles, ¿pero que pasa con las cámaras de los Smartphone? Esta medida se debería de tener en cuenta principalmente si tu dispositivo opera con Android, ya que cuando descargamos aplicaciones, enseguida hay que aceptar una gran cantidad de términos y condiciones, así como brindar permisos de acceso a GPS, cámaras y micrófonos, sin saber realmente a quien le concedemos dichos accesos. iOS no escapa de este hecho, pues está comprobado que también se puede espiar a través de FaceTime sin que el afectado se percate de ello. Incluso los smartwatches, están siendo utilizados para robar pulsaciones en teclados, físicos y virtuales.

Todo esto es prevenible, si activas tus propios protocolos de seguridad, por ejemplo:

  1. No dejes tu móvil en manos ajenas, ya que un solo instante, puede bastar para que te sea instalada alguna aplicación sospechosa.
  2. El rendimiento de tu dispositivo, te puede estar alertando de hechos maliciosos, ya que estas aplicaciones regularmente consumen, un poco más de uso de batería de lo usual.
  3. Date un tiempo para revisar los permisos de las aplicaciones que instalas, principalmente las que te piden acceder a cámaras, micrófonos y georreferenciación.

Sería ideal que los fabricantes permitan desactivar las cámaras cuando no se haga uso de ellas, pero mientras eso no sucede, una opción útil es cubrirlas con cinta y así evitar el que un “ser” extraño, claro, de este mundo, te esté observando.

Te dejo estos artículos relacionados que pueden ser de tu interés:

Dra. Sol Perroni
Licenciada en Informática, Maestra en Ingeniería Industrial, Doctora en Planeación Estratégica y Dirección de Tecnología. Aprendiz de todos los días.

Últimos artículos

a

Publicasciones relaciodadas

VER TODOS LOS CURSOS