lunes, junio 24, 2024
spot_img
InicioHumorFotos que nunca deberías subir a tus redes sociales

Fotos que nunca deberías subir a tus redes sociales

  • Internet es como un adolescente caprichoso que nunca olvida, una vez algo se ha publicado puede llegar a ser casi imposible eliminarlo definitivamente.
  • Con la llegada de nuevas tecnologías, es más fácil rastrear la dirección de una persona, por lo que hay que ser más cuidadosos al compartir cierta información.

A día de hoy los álbumes familiares en físico han quedado bastante desplazados por álbumes en redes sociales. Y no solo eso, las personas publican cómo se sienten, dónde están, dónde trabajan, con quién se relacionan, sus gustos, sus aficiones, sus planes a futuro, TODO. Algunos perfiles son el paraíso de los extorsionadores ante la sencilla tarea de copiar y pegar, inventar una historia para sugestionar y luego ganar dinero fácil.

Sabemos que la privacidad ha quedado bastante de lado para los dueños de estos sitios, que han mostrado una falta de responsabilidad enorme al vender datos en masa y no respetar para nada los convenios con sus usuarios, por lo que, es todavía más importante el cuidarse a uno mismo de no compartir información delicada.

¿De verdad necesito hacer saber a todos donde estoy? ¿Debería dar detalles de mi jornada diaria? ¿Es necesario hacer saber a medio mundo que mi billetera está llena? Estas simples preguntas a primera vista parecen estúpidas, como algo que de por sí todos consideramos antes de escribir en línea, pero… Lo cierto es que los hechos contradicen este razonamiento.

No publicar este tipo de fotos te ahorrará muchos problemas

  • Tarjetas de crédito, datos bancarios, capturas de transacciones digitales (Paypal, Binance, Uphold): De buenas a primeras vuelve la pregunta ¿No es sumamente obvio? Pues no, la cantidad de personas que han perdido dinero por publicar este tipo de información es ridículamente alta. Por muy emocionado que estés por tener tu nueva arma de doble filo, conocida como tarjeta de crédito, no subas fotos de ella.
  • Correo electrónico del trabajo o que tengas asociado a cuentas importantes: Separar el trabajo de la vida personal ahorra muchísimas complicaciones. Esta separación, debería incluir también el no compartir ese correo destinado a tu jornada laboral, no sea que termine lleno del contenido más cuestionable, vomitivo, cancerígeno, maloliente, insulso, pecaminoso, inútil, infame, ruin y pare usted de contar adjetivos que Dross añadiría.
  • Certificado de nacimiento, documento de identificación, carnet de conducir y similares: Suplantar identidades para robar es una práctica que lleva siglos existiendo, pero en nuestra modernidad ha tomado todavía más popularidad dada la facilidad con la que se puede lograr con ciertos usuarios. Suele combinarse con la típica jugada de llamar en nombre de una agencia telefónica local para robar el perfil de Whatsapp y hacer todavía más convincente la operación.
  • Boletos de lotería: Oh la ludopatía, seductora a más no poder, dueña del dinero de millones y benefactora de unos pocos. Sobra decir que si te tocó el billete dorado, alguien más puede cobrarlo por ti si llega antes a la agencia… No todas se rigen por el criterio de traer obligatoriamente el ticket, a algunas les basta con el código que lleva.
  • Fotos de tus hijos con el uniforme escolar: Por mucho que te enorgullezcas de ese mini Harvard al que va tu hijo, es mejor que no compartas fotos en la que se distinga suficiente información como para saber cuál es el plantel en el que estudia. Cuida de tus hijos, no le facilites el trabajo a los extorsionadores.
Gabriel
Gabriel
Con la vista puesta en un futuro mejor, del camino como llamaron a los primeros y en constante aprendizaje.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Most Popular

Recent Comments