El ingeniero que cobró 10.000 dólares por trazar una raya de tiza.

1-2-39-h-charles-proteus-steinmetz-892x267

A comienzos del pasado siglo, el ingeniero Charles Proteus  Steinmetz cobró una pequeña fortuna a Henry Ford por detectar el fallo de un generador eléctrico.

Dice un dicho popular que las abultadas facturas que suelen cobrar los servicios técnicos por reparar aparatos tecnológicos no son:

«Por apretar un tornillo», sino «por saber qué tornillo apretar».

Lo que muy pocas personas conocen es que este tópico que persigue a muchos ingenieros tiene un origen completamente real.

Ahora, por fin, he llegado al origen del asunto pero, antes, habrá quien se pregunte: ¿quién era el tal Steinmetz?

Artículo recomendado —> Carta de un Ingeniero que no era bueno en Matemáticas.

Es considerado  uno de los padres de la tecnología eléctrica del siglo XX. Trabajó en la General Electric y realizó importantes aportaciones en ingeniería eléctrica y matemáticas. De hecho, la expansión de la corriente alterna y su uso en la industria a gran escala en generadores, motores y todo tipo de aparatos fue impulsada precisamente por las aportaciones matemáticas y técnicas de Steinmetz, sobre todo relacionadas con la histéresis magnética. En otras palabras, cuando hoy día empleamos cualquier aparato eléctrico, debemos saber que no sólo gracias a Tesla funcionan los aparatos de corriente alterna sino que, junto a muchos otros, fue la importantísima aportación de Steinmetz, y sus más de 200 patentes, lo que nos ha hecho llegar hasta aquí.

Para conocer la anécdota que se esconde detrás, tenemos que remontarnos a principios del siglo XX cuando Charles P. Steinmetz trabajaba en General Electrics.

Steinmetz no sólo tenía una gran fama como investigador, sino que además era considerado un técnico implacable. Por ello, cuando en una de las fábricas de Henry Ford comenzaron a tener problemas con un enorme generador eléctrico recién instalado, el famoso empresario no dudó en solicitar su ayuda.

  Enséñame tus huevos y te diré dónde vives

Cuando llegó a la fábrica, el ingeniero pidió una libreta, un lápiz y un camastro y durante dos días se dedicó a escuchar el sonido del generador y a realizar incontables cálculos. Cuando terminó, pidió una escalera, cinta métrica y una tiza. Subió con esfuerzo a lo alto del generador y midió con sumo cuidado, colocando una precisa marca de tiza en una parte de la enorme máquina.

Tras ello, comentó a los escépticos presentes que era necesario desmontar una placa del lateral del generador y eliminar 16 vueltas de la bobina a partir del punto en que había realizado la marca de tiza. Los ingenieros de Ford siguieron sus instrucciones y el generador comenzó a funcionar perfectamente.

Poco tiempo después, Henry Ford recibió una factura firmada por Charles Steinmetz por un importe de 10.000 dólares. El empresario, a pesar de agradecer el buen trabajo realizado por el ingeniero, devolvió la factura a General Electrics y solicitó una nueva y detallada. Steinmetz respondió enviando de nuevo la factura a Ford con el siguiente detalle:

«Marca de tiza en el generador: 1 dólar. Saber dónde hacer la marca 9.999: dólares. Total a pagar: 10.000 dólares».

Satisfecha la petición de Ford, la factura fue abonada sin ninguna queja. O, al menos, eso es lo que contaba Jack B. Scott, hijo de un antiguo empleado de Ford, en una carta que envió a los editores de la revista “Life” en mayo de 1965, puedes darle un vistazo en este enlace.

Fuente: Revista “LIFE”

Descargar este artículo en PDF

Lo sentimos, esta opción solo está disponible para los socios. Más información de nuestro grupo de socios.


Jesus Ocaña on EmailJesus Ocaña on FacebookJesus Ocaña on InstagramJesus Ocaña on Twitter
Jesus Ocaña
Soy estudiante de Ing. en Tecnologías de la informacion y comunicación, me gusta mucho los temas de tecnología y aprender algo nuevo cada día.

Déjanos un comentario:

5 Respuestas

  1. mogolual dice:

    Había leído algo parecido, no pensé que estuviera inspirada en hechos reales 😛

  2. mrchacaras dice:

    como leyenda urbana esta buena. Pero en realidad fueron 2 dias de calculos.

  3. Oscar Danilo Guerra Ceballos dice:

    Para mi y mis amigos que estudiamos ingenierias es una historia interesante, ya les envíe esa historia tomada desde la misma revista LIFE de 1965.

Deja un comentario

Necesitas un Sitio Web

¿Quieres ganar una membresía anual? ¡Claro!
¿Quieres ganar una membresía anual? ¡Claro!