“Nuestras mentes pueden ser secuestradas”: los expertos en tecnología que temen una distopía de teléfonos inteligentes.

La llegada de los teléfonos inteligentes y las redes sociales ha cambiado nuestra forma de interactuar, nuestra forma de entretenimiento y la manera en como obtenemos conocimiento. Con solo una búsqueda en san Google, podemos obtener toda la información que necesitamos, interactuar en cualquier aplicación de red social, etc.
Pero como todo en esta vida, cuando se cometen excesos existen sus respectivas consecuencias.

Es más fácil distraerse que poner atención, la combinación de usuarios y smarthpones contribuye a esto.

Vivimos en una era de redes sociales; Facebook, Twitter, Instagram, snapchat etc. Estas redes sociales en un principio puede parecer que son un medio para distraerse o pasar el rato, pero en el fondo nos están haciendo más adictos a ellas. Los smarthpones contribuyen a que consultemos que es lo que ocurre en el mundo virtual cada 5 minutos, ¿a quién no le ha pasado que este revisando su teléfono para comprobar si tiene algún notificación nueva?

¿Qué pasa cuando quieres echar un vistazo a lo que está pasando en tu Facebook solo por unos minutos?, para cuando ya te diste cuenta te encuentras dándole scroll a la página 1 hora después, ¿Por qué pasa esto?, se dice que nada de esto ocurre por casualidad, todo tiene un propósito.

Un estudio dio como resultado que consultamos nuestros teléfonos unas 2, 617 veces al día, ¿Cómo se traduce este número de veces en el tiempo que perdemos dentro de las redes sociales?

Un buen traficante no consume sus propias drogas, el por qué en escuelas de Silicon Valley no usan ipads, iphone o laptops.

Se decía que Steve Jobs, el creador de toda esta gama de productos como el iphone, ipad, prohibía el uso de estos dispositivos a sus hijos, ¿pero por qué evitar que tus hijos usen algo que tú mismo creaste? La respuesta puede parecer simple, es como si un traficante de drogas tratara de evitar a toda costa que sus hijos las consuman.

Los resultados de estudios recientes mostraron que el uso de dispositivos como teléfonos inteligentes o tablets disminuye la capacidad de aprendizaje, por esta razón algunas de las escuelas de elite de Silicon Valley tienen a estos dispositivos en su lista negra.

Caminar o conducir un vehículo en una ciudad que no conoces se puede resolver con el uso de Waze o google maps, si no vamos a negar que son de gran ayuda para el momento en que las necesitas, pero se está perdiendo la posibilidad de aprender, conocer nuevas rutas o calles y si en el futuro vuelves a pasar por el mismo lugar, lo mas probable es que no seas capaz de reconocer el lugar porque existe la dependencia de una aplicación y se ha perdido la oportunidad de aprender.

Lo mismo sucede con la información, con el uso de internet estamos perdiendo la capacidad de retener información, porque es más fácil buscarla en google. Y con esto no estoy diciendo que internet o los smarthpones sean del diablo y deben ser quemados, pero si se debe controlar mejor la manera en que los usamos.

De crear el botón de me gusta a evitar recibir notificaciones de su propia creación; Justin Rosentein

En 2007 Rosentein formo parte de un pequeño grupo de desarrolladores de Facebook que se dio a la tarea de traer algo que ha cambiado el mundo de las redes sociales, una creación simple pero poderosa, que con solo un click tenía el poder de transmitir un poco de optimismo dentro de la plataforma.

Después de su lanzamiento, Twitter copio el concepto así como lo han hecho otras redes sociales como Instagram. El recibir un like ofrece cierto grado de satisfacción a los usuarios que las reciben.

Pero para Rosentein, el haber formado parte de aquel equipo de programadores que crearon el botón me gusta no es del todo de su agrado, en la actualidad evita el uso de cualquier red social, un ejemplo de esto es que compro un iphone y le pidió a su asistente que lo configurara con la ayuda de control parental para evitar que pudiera descargar cualquier red social.

Las redes sociales y la posible manipulación que se puede dar en ellas

Las redes sociales son un mundo aparte, en el que cada persona puede crear su propio contenido o compartir sus experiencias, ¿pero qué pasa cuando existen técnicas para manipular a los usuarios? Y que además estas técnicas son aprendidas y aplicadas por los mismos creadores de dichas plataformas.

El ascenso de Trump se dice que se basó en técnicas de manipulación que los rusos usaron, bombardeando publicaciones falsas en Facebook y bots creados en Twitter para cambiar la percepción de los votantes y que estos se decidieran por el brillante Donald. Otro caso similar se dice del Brexit y no es de sorprender que pueda ser usado en futuros escenarios políticos.

¿Qué nos espera en el futuro cercano?

Las redes sociales surgieron como un concepto diferente, que ha cambiado la forma en que nos comunicamos, y con el desarrollo de dispositivos móviles han contribuido a una mejor movilidad.

Es cierto que han contribuido en mayor medida a nuestra mejora en la comunicación, pero también se debe controlar mejor el uso y el tiempo que se pasa dentro de este mundo virtual. El tomar conciencia de no compartir toda la informacion que ves en cualquier red también ayuda a la misma a no inundarla de fake news, que solo buscan desinformar y crear confusión.

Fuentes: theguardian

Descargar este artículo en PDF

Lo sentimos, esta opción solo está disponible para los socios. Más información de nuestro grupo de socios.


Carlos Austria on FacebookCarlos Austria on Twitter
Carlos Austria
Ing. en sistemas computacionales. Me gusta conocer y aprender sobre cualquier tema que considere me aportara algo.

Déjanos un comentario: