Descubren un agujero negro invisible a 1.000 años luz de la Tierra.

A sólo mil años luz de la Tierra hay un agujero negro. Y es bastante peculiar porque se trata de un agujero negro invisible, es decir, que no interactúa violentamente con su entorno y no emite radiación, por lo que los instrumentos astronómicos no pueden detectarlo de la misma forma en la que se estudian otros agujeros negros. Es, además, el más cercano al Sistema Solar descubierto hasta ahora, aunque en nuestra galaxia se han contabilizado ya más de 20.

Este agujero negro fue descubierto con el telescopio espacial Hubble. La investigación, que ha sido publicado en línea y presentado para su publicación en el Astrophysical Journal, aún no ha sido revisado por pares.

Primera imagen de un agujero negro. Colaboración del Event Horizon Telescope et al.

Como muchos sabemos, los agujeros negros son lo que queda después de que las estrellas grandes mueren y sus núcleos colapsan. Contienen una masa enorme, con una gravedad tan fuerte que nada puede moverse lo suficientemente rápido para escapar de ellos, incluida la luz. Al medir las masas de los agujeros negros, podemos saber qué sucedía en los momentos finales de las estrellas, cuando sus núcleos se colapsaban y sus capas exteriores se expulsaban.

Puede parecer que los agujeros negros son, por definición, invisibles; después de todo, se ganaron su nombre por su capacidad para atrapar la luz. Pero aún podemos detectarlos a través de la forma en que interactúan con otros objetos gracias a su fuerte gravedad. Se han detectado cientos de pequeños agujeros negros por la forma en que interactúan con otras estrellas.

El agujero negro recién descubierto es bastante pequeño, tiene una masa equivalente a la de cuatro soles y se encuentra en la constelación de Telescopium. Forma parte de un triple sistema denominado HR 6819, compuesto por dos estrellas y este agujero negro. Aunque el agujero negro no es visible, las dos estrellas que lo acompañan sí se pueden divisar desde el hemisferio sur en una noche oscura y despejada, con un telescopio sencillo o incluso a simple vista.

Recreación de las órbitas del agujero negro (en rojo) y de las dos estrellas que conforman el sistema HR 6819

Nuevos horizontes oscuros

En la Teoría General de la Relatividad se plantea que los objetos masivos desvían la luz a medida que pasa junto a ellos. Eso significa que cualquier luz que pase muy cerca de un agujero negro invisible, pero no lo suficientemente cerca como para terminar dentro de él, se doblará de manera similar a la luz que pasa a través de una lente. Se llama lentes gravitacionales, y se puede detectar cuando un objeto de primer plano se alinea con un objeto de fondo, desviando su luz. El método ya se ha utilizado para estudiar todo, desde cúmulos de galaxias hasta planetas alrededor de otras estrellas.

Cuando se trata de la búsqueda de agujeros negros invisibles, eso significa que en lugar de celebrar encontrar solo uno, pronto podríamos encontrar tantos que se convierta en una rutina. Eso nos permitirá llenar los vacíos en nuestra comprensión de la muerte de las estrellas y la creación de agujeros negros.

En última instancia, a los agujeros negros invisibles de la galaxia les resultará mucho más difícil ocultarse.

Adán McMaster, The conversation, El Mundo

Queremos seguir creando cursos gratuitos en nuestro canal de YouTube. Solo te pedimos tu ayuda para crecer más. Suscríbete por favor. (Cursos, talleres y charlas gratis para ti).

Ernesto Mota
Ernesto Mota
Nací en el d.f., sigo siendo defeño, hoy radico en la hermosa ciudad de Cuernavaca, Morelos, soy Ing. en Sistemas computacionales, con un posgrado en Tecnologías de información, Doctorando en ambientes virtuales de aprendizaje y realidad aumentada, Tecnólogo es mi categoría laboral, y mi linea de investigación es la realidad aumentada aplicada a nuevos entornos de aprendizaje.

Últimos artículos

a

Publicasciones relaciodadas

¿Quieres aprender a programar desde cero? Ver cursos
¿Quieres ganar una membresía anual? ¡Claro!