De la programación al Low Code, desarrollo sin ingeniería compleja.

Diseñar y desarrollar aplicaciones propias en tan un solo día y sin la necesidad de lidiar con todo un ejército de programadores. Pues este parece ser el futuro de una industria que se le empieza a conocer como Low Code (poco código) y que este a su vez podría dar paso a una nueva constelación llamada No Code (sin códigos). Esta nueva corriente permitirá a cualquier empresa generar sus propias aplicaciones, interconectar sus bases de datos y diseñar sus plataformas ajustándose a los criterios de mercado.

Low-Code Vs No-Code

Hay que dejar en claro que no es lo mismo el Low-Code que el No-Code. Las plataformas de desarrollo Low-Code necesitan de ciertos ajustes a nivel de código para poder personalizar los modelos y adaptarlos a la realidad concreta de los procesos de la empresa. Por esa razón, el soporte o asistencia técnica del área de IT de la empresa o de una empresa de desarrollo externo es prácticamente inevitable.

Imagen de Apply Matter, el programa de Apply Digital Systems que permite crear y publicar una aplicación sin una línea de códigos. APPLY DIGITAL SYSTEMS

Las plataformas Low-Code de desarrollo están en crecimiento e impulsando a las empresas para incursionar en la transformación digital.

Las plataformas de desarrollo Low-Code permiten a las empresas adaptarse al cambio y aprovechar al máximo las aplicaciones que necesitan de forma inmediata y ofreciendo una respuesta adaptada a las exigencias del time to market actual.

Panorama

El panorama que se vislumbra en el desarrollo de aplicaciones es similar al que abrió la irrupción de sistemas operativos como el de Windows, que supuso la creación de un entorno más visual, intuitivo, manejable, funcional y atractivo para interactuar sin tener grandes conocimientos en informática. En las condiciones actuales, una empresa que pretenda lanzar una aplicación puede tardar hasta un año y necesitar un pequeño ejército de ingenieros. La programación sin códigos pretende que este proceso sea fácil, barato, rápido, compatible con la computación en la nube y adaptable.

El No Código permite diseñar una aplicación desde el navegador, definiendo cada elemento y las propiedades que debe tener en su relación con la aplicación y los dispositivos con los que interactúe. El resultado es un programa adaptado a los dispositivos móviles o de escritorio, multifuncional y con altas capacidades de gestión de la información que recogen o procesan.

Al final son plataformas con las que se puede desarrollar aplicaciones reduciendo al mínimo la programación de forma manual, porque ya viene construido y prefigurado. Mediante una interfaz visual, características integrables mediante drag and drop, etc., los profesionales con un perfil más afín al negocio y con menos conocimiento técnico de IT pueden crear y desplegar aplicaciones empresariales con relativa facilidad.

Una solución de BPM (Business Process Management), por ejemplo, podría tardar meses y meses en estar lista aplicando procedimientos con un mayor desarrollo de código. Con una plataforma BPM Low-Code, una demo completamente funcional en unos días es perfectamente viable. Puede incluso que esté lista y personalizada, perfectamente adaptada a los procesos de la empresa.

Ventajas

  • Una de las ventajas más importantes es la privacidad. Toda esta información se queda en la propia empresa y no pasa por desarrolladores y plataformas de terceros.
  • Otro valor es la posibilidad de mejorar y actualizar permanente en función de las necesidades y urgencias de la compañía, sin necesidad de depender de terceros.
  • Reducción del tiempo de desarrollo: al ahorrar toda la parte de desarrollo a nivel de código, excepto los ajustes necesarios que se deban realizar en algunos casos, el tiempo se reduce drásticamente.
  • Reducción de los tiempos de mantenimiento: Es un error habitual centrarnos sólo en la fase de desarrollo y despreciar la de mantenimiento, cuando es sumamente importante poder cambiar de forma rápida lo ya existente para asegurarnos la alineación permanente con el negocio. Resumiendo, podemos decir que si hay poco código, hay poco código que mantener.
  • Reducción de los costes: si como se menciona en el punto anterior, el tiempo de creación, despliegue, implementación y cambio es mucho menor, también bajan los costes, y esto aplica tanto a al desarrollo interno como al externalizado.
  • Mejora la productividad de los desarrolladores: al simplificar el desarrollo de las aplicaciones, el personal de IT o los desarrolladores externos tiene que preocuparse menos por la complejidad y las dificultades, y pueden centrarse más en potenciar al máximo el software. Los detalles técnicos limitan menos el aspecto productivo, e incluso la creatividad.
  • Contribución a alinear IT con los objetivos empresariales: proporcionar un entorno de desarrollo sencillo e intuitivo permite a los ejecutivos y otros perfiles empresariales más afines al negocio que a los aspectos técnicos, implicarse mucho más en el diseño y la creación de las aplicaciones.

Frode Nordseth, hasta hace poco CEO de Schibsted (Infojobs, Fotocasa o Mil Anuncios) ha dado el salto a este modelo de desarrollo de aplicaciones con Apply Digital Systems, una compañía internacional con base en España creada hace ocho meses.

“Ahora podemos, en tiempo real, pasar una idea a un programa. Lo que antes se tardaba un año se puede conseguir en dos semanas o en un día. Vendemos tiempo”, resume Nordseth.

Empresas desarrolladoras

Este campo de la programación sin códigos cuenta con empresas como Quick Base, Mendix o Zudy, que transforman el lenguaje informático necesario en pantallas visuales que facilitan la creación de aplicaciones. Hasta ahora, se necesitaban computadoras de alto coste y especialistas que no siempre estaban disponibles a la hora de mejorar o modificar las aplicaciones, por lo que se quedaban estancadas en el desarrollo original.

Los nuevos modelos permiten prescindir de dos obstaculos fundamentales para los negocios: el alto coste de la digitalización y la falta de agilidad para adaptarse a las condiciones diarias del mercado.

De lo que se trata, al fin y al cabo, es de contar con recursos tecnológicos que te permiten ganar eficiencia, mejorar la productividad y responder con rapidez a los cambios del mercado. Y por supuesto, emplear tecnologías que permiten aflorar el talento humano.

Tú como programador, ¿Qué opinas?


¿Quieres aprender a programar de manera profesional?

 

Te invitamos a formar parte de Azul School donde vas a tener acceso a cursos profesionales con certificado. Además tienes acceso a una red social de programadores donde puedes conocer gente de tu ciudad o país.

 

Si quieres acceder a todas las funciones te regalamos un descuento del 75% usando este cupón (no vas a encontrar este descuento en ningún otro lugar) Cupón: azulweb y lo puedes cambiar aquí: Haz clic aquí para cambiar el cupón del 75%.

 

También puedes probar la plataforma de forma gratuita y obtener un curso gratuito aquí: Haz clic aquí para probar la plataforma de forma gratuita.


Ernesto Mota

Ernesto Mota

Nací en el d.f., sigo siendo defeño, hoy radico en la hermosa ciudad de Cuernavaca, Morelos, soy Ing. en Sistemas computacionales, con un posgrado en Tecnologías de información, Doctorando en ambientes virtuales de aprendizaje y realidad aumentada, Tecnólogo es mi categoría laboral, y mi linea de investigación es la realidad aumentada aplicada a nuevos entornos de aprendizaje.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.