Caminar nos ayuda a pensar y escribir de una mejor manera.

Caminar, desde la lejana época peripatética de los filósofos griegos, ya se tenía un cierto grado de conocimiento, una relación muy cercana entre caminar, pensar y escribir. Si quieres escribir algo lo más recomendable para que las ideas te lleguen más rápidamente es que te pongas en movimiento.

Hay una sensación cuando se realizan caminatas, como una especie de papelera de reciclaje, en la cual vas eliminando todas las ideas que inconscientemente no te das cuenta que existen, y llegan otras que te ayudan.

¿Cuál es la relación que existe entre caminar y pensar?

¿Cuál es la razón en particular por la cual podemos pensar mejor cuando estamos caminando? La respuesta es simple, y comienza con cambios químicos que ocurren en nuestra propia química.

Cuando comenzamos a caminar, nuestro corazón comienza a bombear sangre de manera más rápida en nuestro sistema, por lo tanto al haber más sangre en nuestro sistema, hay más cantidad de oxígeno, pero no solo en nuestro cuerpo, sino en todos nuestros órganos, y uno de ellos es el cerebro.

Se han llevado a cabo una inmensa cantidad de experimentos, los cuales se aplican a personas que se encuentran ejercitándose, a estas personas se les han realizado pruebas, en las cuales han demostrado un mejor rendimiento en pruebas relacionadas con la memoria o la atención.

Caminar de manera regular, también ayuda a que se creen nuevas conexiones entre las células del cerebro, se incrementa el volumen del hipotálamo, la cual es una región del cerebro muy importante donde se desarrolla la memoria y por último se elevan los niveles de moléculas que estimulan el crecimiento de nuevas neuronas y la transmisión de mensajes entre ellas.

La manera en que nosotros movemos nuestros cuerpos promueve cambios que se realizan de manera natural en nuestros pensamientos. Algo similar pasa con la música, cuando estás haciendo ejercicio por tu cuenta, siempre esta una canción que te motiva a que incrementes la intensidad con la que estas realizando el ejercicio, en este caso no importa el género musical, lo que importa es que a ti te motive para que puedas dar ese extra.

La música también está relacionada cuando conducimos, y es que puedes estar escuchando esa canción, y querer ir más rápido y de manera inconsciente aceleras más.

Así que si lo que quieres es pensar de una forma más clara, puedes emprender una caminata, y aparte de aclarar tus ideas estás haciendo estarás haciendo un poco de ejercicio.

Fuente: The New Yorker

Descargar este artículo en PDF

Lo sentimos, esta opción solo está disponible para los socios. Más información de nuestro grupo de socios.


Carlos Austria on FacebookCarlos Austria on InstagramCarlos Austria on Twitter
Carlos Austria
Ing. en sistemas computacionales. Me gusta conocer y aprender sobre cualquier tema que considere me aportara algo.

Déjanos un comentario:

Deja un comentario