miércoles, junio 12, 2024
spot_img
InicioArtículo de opiniónPrimera gran guerra híbrida del siglo XXI: "Ucrania, laboratorio de Rusia"

Primera gran guerra híbrida del siglo XXI: “Ucrania, laboratorio de Rusia”

Sin duda estamos viviendo un tiempo en donde lo virtual juega un papel muy importante en todos los aspectos de nuestras vidas y no vayamos tan lejos, vasta hacer clic para darnos cuenta que la invasión de Ucrania, que se ha convertido en la primera gran guerra híbrida del siglo XXI. Rusia lanzó ciberataques en las semanas previas al 24 de febrero, pero desde que las tropas enviadas por Moscú asaltaron Ucrania a sangre y fuego, el frente virtual pasó a un segundo plano, y ya solo se ha centrado en las campañas de desinformación llevadas a cabo por el aparato propagandístico del Kremlin. Se trata de la evolución lógica, según los expertos, quienes apuntan a que la ciberguerra está concebida como el paso previo a la ofensiva militar.

Los ciberataques que antecedieron a la invasión se centraron sobre todo en defacements (desfiguraciones de webs en las que se reemplaza el contenido original por mensajes propios) y ataques de denegación de servicio (DDoS), cuyo objetivo era colapsar páginas y sistemas informáticos. Uno de los portales atacados fue Diia, el más utilizado por los ciudadanos ucranianos para gestionar los servicios en línea de su Gobierno. “La ciberguerra es un modo de presión, de desestabilizar al enemigo, y de crear también miedo en la población. Por eso en el momento en el que comienza el ataque físico, tiene sentido que pierda protagonismo el cibernético”, explica Yolanda Quintana, autora del libro Ciberguerra.

Yolanda Quintana experta en tecnología asegura que, desde comienzos de enero de 2022, se registró un incremento “del 196%” en los ataques cibernéticos por parte de Rusia contra instalaciones o webs oficiales ucranianas. “Es lógico que durante el momento prebélico hubiera este incremento de ataques, como una forma de aumentar la presión, el miedo, y favorecer que cuando la invasión física se produjera fuese más fácil una rendición rápida”, expone.

A decir verdad, este tipo no es nuevo para Ucrania, ya que lleva sufriendo ciberataques masivos contra sus instituciones desde hace años. “Ucrania ha sido el laboratorio de la ciberguerra de Rusia, y al menos desde 2013 hay documentados ataques informáticos”, asegura Quintana.

Ciberataques y desestabilización

El Gobierno ucraniano asegura que Rusia llevaba tiempo realizando contra ellos una “guerra híbrida”, y acusó al Gobierno de Putin de estar detrás. Las guerras conocidas como “híbridas” van más allá del terreno militar, y se complementan con ataques en el ciberespacio, además de intensas campañas de desinformación y desestabilización. “Las guerras, cada vez más, se producen en los dos ámbitos, en el físico y en el virtual”, según Juan José Nombela, director del área de Ciencia de la Computación y Tecnología de la Universidad Internacional de la Rioja, quien dice que, en el caso de Ucrania, los ciberataques, aunque no se vean, “se siguen produciendo, pero están siendo repelidos gracias el buen trabajo de los expertos”.

Carlos Jiménez dice que en este momento “las infraestructuras informáticas de Ucrania no están siendo atacadas por parte de Rusia”, y pone como ejemplo que “tenemos al presidente Zelenski grabándose todos los días y mandando sus intervenciones a toda clase de medios”. “Rusia lo que está haciendo es invadir el territorio, que es una acción mucho más compleja que los ciberataques, con los que si quieres puedes bloquear un país, pero no vas a conquistarlo, porque para eso necesitas soldados, tanques…”.

Jiménez, que es presidente de la empresa Secuware y está considerado como uno de los mayores expertos mundiales en virus informáticos, aclara que los ataques cibernéticos suelen ser ineficaces contra infraestructuras críticas, aquellas que son imprescindibles para que funcione un país -como por ejemplo la electricidad o el agua-, ya que “normalmente están protegidas, porque no están conectadas a internet para que no se pueda llegar a ellas con un ciberataque”. “Con los sistemas militares pasa igual, ya que cualquier silo de misiles, cualquier sistema de infraestructura crítica no está conectado”.

Declaración de guerra de Anonymous

Y bien sabemos que la guerra híbrida no es únicamente de Rusia. Todos los países tienen divisiones dentro de su ejército especializadas en ciberataques y ciberprotección, aunque normalmente estas acciones, cuando se producen, no llevan la firma de ningún Estado. Hay que pensar que un ataque cibernético de Rusia a la Unión Europea, por ejemplo, podría ser interpretado como una agresión de guerra.

Además, los gobiernos no son los únicos actores en este tablero de juego. El pasado 24 de febrero, coincidiendo con el inicio de la invasión de Ucrania, el colectivo de activistas informáticos Anonymous declaró “la ciberguerra contra el Gobierno ruso” y, desde entonces, ha reivindicado ataques contra instituciones y medios de comunicación vinculados al Kremlin.

Anonymous afirma haber pirateado varias retransmisiones de los principales canales de televisión rusos para eludir la censura oficial, lo que ha permitido emitir imágenes de la guerra que han podido ser vistas en diferentes partes de Rusia. Según han informado, los canales pirateados son Russia 24, Channel One y Moscow 24. Dentro del férreo control propagandístico llevado a cabo por el Gobierno de Putin, hasta ahora, las televisiones rusas no han emitido prácticamente imágenes bélicas, y si lo han hecho ha sido en un formato edulcorado, sin tanques, ni misiles, ni muertos, ni desplazados.

“Los ataques de Anonymous no llegan a las infraestructuras críticas de Rusia. Van a poder cambiar una página web, por ejemplo, pero sin más repercusión. Los servicios de mantenimiento de la web lo repararán inmediatamente y el daño es mínimo“.

Al margen de esa tenaz campaña desinformativa del Kremlin, o de acciones puntuales de hackers de uno y otro bando, la guerra híbrida de Rusia contra Ucrania ha entrado en su segunda fase, la de la muerte y la destrucción, y en esto ya no se diferencia de ninguna de las guerras anteriores.

rtve, Globbsecurity, huffingtonpost

Ernesto Mota
Ernesto Mota
Nací en el d.f., sigo siendo defeño, hoy radico en la hermosa ciudad de Cuernavaca, Morelos, soy Ing. en Sistemas computacionales, con un posgrado en Tecnologías de información, Doctorando en ambientes virtuales de aprendizaje y realidad aumentada, Tecnólogo es mi categoría laboral, y mi linea de investigación es la realidad aumentada aplicada a nuevos entornos de aprendizaje.
RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular

Recent Comments