Materiales que se autorreparan: el día en el que las pantallas cicatricen solas.

Tras sufrir una herida, la piel se regenera y vuelve a cubrir la zona del cuerpo afectada. Algunas especies de lagarto desprenden su cola o sus escamas para huir de sus depredadores porque unas semanas después vuelven a crecer. Son sólo algunos de los numerosos ejemplos de estructuras capaces de regenerarse o de repararse a sí mismas que ofrece la naturaleza. Y en ella se están inspirando los científicos para desarrollar una familia de materiales que permitan fabricar dispositivos y componentes más duraderos y resistentes.

La capacidad de repararse a sí mismo ya no es cosa de estrellas de mar o de personajes de cómic. Con estos materiales pronto podrían hacerlo hasta nuestros teléfonos móviles.

Se trata de los denominados materiales autorreparables (en inglés, self-healing materials, un término que puede traducirse como materiales capaces de curarse a sí mismos). Y es que estas sustancias son capaces de reparar los daños sufridos por el paso del tiempo, las condiciones ambientales, el desgaste, un golpe o una rotura.

Un nuevo material capaz de aurorrepararse. Si se divide, sus partes se unen en un solo día.

Móviles más resistentes

El nuevo material está formado por un polímero transparente y flexible, fluoruro de vinilideno y hexafluoropropileno, y una sal iónica. Según explican los investigadores, conduce iones para generar corriente eléctrica, puede ser estirado hasta 50 veces su tamaño original y si un trozo se divide en dos, en un solo día las partes se unen completamente.

Sus características, lo convierten en un material adecuado para fabricar componentes de robots blandos o de teléfonos móviles, que suelen sufrir frecuentes roturas o rayaduras: «Durante mi investigación he fabricado una batería de litio que se autorrepara», explica Chao Wang, investigador de la universidad californiana y autor principal.

Los científicos aún tienen que poner a prueba el material en condiciones poco favorables, ya que, según han confesado, el agua puede alterar sus propiedades mecánicas. Puede que en un plazo de tres o cuatro año podamos verlo como parte de nuestros teléfonos móviles, ahora sí indiscutiblemente inteligentes.

Así, el siguiente paso será probarlo en condiciones de alta humedad, pues otros materiales autorreparables no han respondido bien en esos ambientes.

No se ha podido demostrar que se puedan fabricar teléfonos móviles completos con estos materiales. Pero los elementos autorreparables están siendo introducidos gradualmente. Por ejemplo, los móviles de LG han empezado a utilizarlos en la carcasa trasera. Si sufre un arañazo, éste desaparece. Este material podrá ser usado potencialmente en baterías, carcasas protectoras, pantallas táctiles de smartphonesm etcetera.

El material fue descubierto por casualidad: «Estábamos investigando materiales para recubrir internamente tuberías que transportan petróleo y queríamos desarrollar un material resistente al ataque del crudo que fuera barato porque estas tuberías tienen un metro y medio de diámetro. Los científicos José Antonio Jofre y Andrés Yañez observaron que los residuos que les quedaban al hacer algunas pruebas aparecían unidos al día siguiente.

Fuente: Imnovation, El mundo

Descargar este artículo en PDF

Lo sentimos, esta opción solo está disponible para los socios. Más información de nuestro grupo de socios.


Ernesto Mota on EmailErnesto Mota on FacebookErnesto Mota on LinkedinErnesto Mota on Twitter
Ernesto Mota
Nací en el d.f., sigo siendo defeño, hoy radico en la hermosa ciudad de Cuernavaca, Morelos, soy Ing. en Sistemas computacionales, con un posgrado en Tecnologías de información, Tecnólogo es mi categoría laboral, y mi linea de investigación es la realidad aumentada aplicada a nuevos entornos de aprendizaje.

Déjanos un comentario:

Deja un comentario