Los siete secretos de productividad de Steve Jobs que aplicaba en su día a día.

Cuando hablamos de Jobs, hablamos de un genio revolucionario que durante sus años lideró una de las compañías más importantes del mundo y de la historia pero ¿Cómo lo hacía?

Es algo complicado saber a ciencia cierta cómo Steve Jobs conseguía organizar su día, a las personas que le rodeaban y las empresas en las que estuvo a cargo, pero, lo que sí es cierto, es que a lo largo de su vida compartió una serie de consejos y trucos de productividad que le ayudaron a obtener todos sus logros.

1.- Buscar lo simple

Apple es sinónimo de simplicidad y minimalismo. Se ha llegado a este sinónimo porque es un mantra que se ha repetido en la compañía durante años y años. Todos sus productos buscan ofrecer un uso simple y evitar adornos innecesarios, ir a la esencia. , esto es parte de la filosofía que Steve Jobs instauró en la empresa.

Simplicidad no es sólo un estilo minimalista, es eliminar lo innecesario en cualquier aspecto. Por ejemplo, en una cita de 1997 Steve Jobs indicaba lo siguiente sobre la simplicidad y la productividad en un programador:

La forma en que obtiene productividad en programación no es aumentando las líneas de código por programador y día. Eso no funciona. La forma en que obtiene la productividad en programación es eliminando las líneas de código que tiene que escribir.

Aplicar la simplicidad en el trabajo es más complicado de lo que parece, pero al final ayuda a tener una mente más despejada y poder centrarse en lo importante. El truco está en encontrar como solucionar los problemas con un esfuerzo mínimo, para ello hay que ir quitando todo lo innecesario hasta quedarse con lo básico. A partir de ahí construir.

2.- Decir no a 1.000 cosas

No, no y no. Eso era todo lo que los desarrolladores, diseñadores e ingenieros de Apple escuchaban de Steve Jobs a la hora de crear nuevos productos o aportar características irrelevantes a los ya existentes. Relacionado con la simplicidad, Steve Jobs se aseguraba siempre de rechazar las ideas que no fuesen lo suficientemente buenas, que no fuesen perfectas.

Por ejemplo, con la presentación del iPod original Steve Jobs explicó que era muy importante tanto lo que habían hecho como lo que no. Dijo que estaba tan orgulloso de las cosas que habían añadido al producto como de las cosas que decidieron no añadir. Según comentó, la innovación está en decir no a 1.000 cosas.

Hay que ir con cuidado si decidimos aplicar esto en nuestro día a día, a menudo decir no, puede parecer irrespetuoso. No puedes decir no a una reunión así como así, por muy innecesaria que sea y por mucho tiempo que te quite. Pero sí puedes tratar de ofrecer una solución alternativa como proponer un resumen de la reunión. Pensar las cosas antes de tomar una decisión, decir no a lo que no aporta algo de valor, ofrecer una alternativa con mejor enfoque… Son distintas formas de decir que no, de aumentar la productividad.

3.- Delegar tareas correctamente

Si queremos aplicar la regla anterior de decir no a muchas cosas en la vida, inevitablemente hay que delegar algunas de ellas, es así como uno puede centrarse en lo importante. Steve Jobs hizo esto en Apple durante los años en los que estuvo al mando. Cada equipo de trabajo tenía un responsable directo que tenía claro cuál era su tarea y sobre todo que era el máximo responsable de ello. De este modo Steve Jobs se quitaba un peso de encima distribuyendo responsabilidades entre sus trabajadores, así mismo, estos distribuían responsabilidades más pequeñas a otros subordinados.

La idea de todo esto es sobre todo saber delegar correctamente, tanto las tareas importantes como las no tan importantes hay que ofrecérselas a las personas indicadas, para ello hay que conocer bien a quién le estamos delegando una tarea y de qué es capaz esa persona.

4.- Vivir pensando en el futuro

Otra de las reglas que siempre tenía en mente Steve Jobs tiene que ver con su visión de las cosas en el tiempo.

Para Steve Jobs, había que hacer las cosas pensando en el impacto que tendrían en el futuro. Cuando presentó por ejemplo el iPhone original dijo que sería el teléfono que cambiaría el mundo. El iPhone original no fue pensado para la época en la que se presentó, si no hubiesen pensado en el futuro tendríamos un iPhone con teclado físico, sin apps y sin pantalla táctil. El iPhone se proyectó pensando en cómo debería ser el dispositivo del futuro que cambiase el mundo y la forma en la que interactuamos con la tencología y vaya que si lo consiguió.

Vivir pensando en el futuro desde luego no es fácil. Necesitamos poner las cosas en contexto y tener claro cuál es el presente y sus limitaciones para aplicar estos conocimientos al proyecto pensando para el futuro.

5.- Centrarse en lo que importa

Cuando Steve Jobs volvió a Apple en 1997 lo hizo con la idea de sacar a la empresa a flote de nuevo. La empresa estaba por los suelos y las ventas no paraban de bajar. ¿Por qué? Porque había decenas de productos y versiones de estos sin ser productos pulidos y bien pensados. Lo que hizo Steve Jobs fue cortar de raíz el problema, eliminó el 70% de los productos que estaba fabricando Apple y se centraron exclusivamente en cuatro productos.

Los cuatro productos en los que Steve Jobs centró la estrategia de Apple en su retorno a la empresa. Dos productos para usuarios no profesionales y dos para usuarios profesionales. Dos productos de escritorio y dos productos portátiles.

Aquí vemos cómo hace efecto la regla de “menos es más”. Hay que priorizar lo que de verdad nos interesa y aporta el valor real. Para ser más productivos hay que priorizar en qué tareas nos vamos a centrar y dedicarles el máximo esfuerzo a esas sin distraernos con menudencias.

6.- Pensar diferente

El eslogan de Apple durante mucho tiempo, “Think Different”. ¿Qué más se puede aportar a esto que no se sepa? Aquellos que piensan diferente son los que cambian el mundo, decía un popular anuncio de Apple. Esta filosofía la hemos visto durante el mandato de Steve Jobs en Apple y también tras él.

Pensar fuera de la caja” se le suele llamar a esto, ver las cosas desde otra perspectiva poniendo un poco de esfuerzo. Si salimos de la zona de confort en la que nos encontramos y dejamos libre nuestra imaginación podemos tener ideas mucho más productivas.

7.- Buscar y hacer lo que amas

Lo que siempre se nos ha dicho y que tan difícil es de conseguir: dedicarnos a lo que amamos, seguir nuestras pasiones pero, ¿Qué le apasionaba a Steve Jobs?, ¿Los ordenadores? No, para nada; lo que realmente le apasionaba era crear cosas, buscar la interacción entre tecnología y arte para cambiar la forma en la que las personas interactúan entre sí.

El éxito de Steve Jobs y el de Apple no fue porque de repente se diese cuenta de que los ordenadores personales le iban a gustar a la gente, o de que tener miles de canciones en el bolsillo era algo que quisiera la gente; el éxito se obtuvo ofreciendo productos que permitiesen a la gente interactuar de forma distinta con la tecnología, de una manera simple y amigable. Si Steve Jobs no hubiese tratado de hacer lo que amaba, esos detalles de arte y simplicidad no los habríamos visto en los productos de la compañía. Es algo que por ejemplo Tim Cook también recomienda.

La idea detrás de esto es tener un trabajo que nos aporte valor en nuestra vida y que por lo tanto nos genere pasión. Trabajar apasionadamente para conseguir un impacto positivo en el mundo. Suena a típico tópico porque no siempre tenemos la oportunidad de trabajar de lo que nos gusta, sin embargo, probar diferentes cosas y tener paciencia son clave para encontrar la vocación. Y si no, tratar de darle un enfoque distinto a lo que ya hacemos para amarlo un poco más. Felices es como más productivos somos.

Canal en Telegram de Azul Web

Te recomendamos seguirnos en nuestras redes para estar al tanto de noticias, cursos gratuitos y memes: Clic aquí para seguirnos en Facebook | Clic aquí para seguirnos en Instagram | Clic aquí para seguirnos en YouTube.

Descargar este artículo en PDF

Lo sentimos, esta opción solo está disponible para los socios. Más información de nuestro grupo de socios.

Marlene Rojas
Ing. en Sistemas Computacionales. Me gusta estar informada de todo lo que tenga que ver con ciencia y tecnología y me interesa todo aquello que involucre un nuevo aprendizaje.

Déjanos un comentario:

Deja un comentario

LO MAS HOT DE AZUL WEB

Todo lo que necesitas para aprender a programar está aquí.