‘A Glitch in the Matrix’ y la obsesión por la teoría de la simulación

Si no has escuchado hablar de la teoría de la simulación, déjame te digo que es la idea de que todo nuestro universo podría estar funcionando dentro de algún tipo de computadora extradimensional, y es muy probable encontrar a convencidos como con alto perfil como Elon Musk. Pero, ¿Cómo lo aceptaría una persona promedio, alguien cuya influencia no depende de un filosofar provocativo? ¿Cómo definiría la idea de que el mundo no es “real” y la forma en que interactúan con otras personas? Si estás un poco intrigado por explorar la subcultura, te interesará A Glitch in the Matrix, el último documental de Rodney Ascher sobre personalidades obsesivas únicas.

Y si te lo estás preguntando, no, la película no revela ningún secreto sobre la teoría de la simulación. Incluso Ascher nos dice que no tiene ni idea de si es verdad o no. En cambio, su interés está menos en la teoría en sí, sino en por qué la gente la cree. Su galardonado documental de 2012 Room 237 trataba sobre las locas teorías de los fanáticos que rodean a The Shining de Stanley Kubrick . Su seguimiento, The Nightmare , exploró la parálisis del sueño y la forma en que a menudo construye escenarios terroríficos de la nada. Es fácil trazar una línea entre esas películas y las personas que desconfían del tejido mismo de la realidad.

Si el título no fuera un signo suficiente, A Glitch in the Matrix se siente como una introducción a la teoría de la simulación en lugar de una discusión rigurosa. The Matrix, después de todo, introdujo el concepto de realidad simulada a toda una generación de adolescentes emo en 1999. Pero lo que le puede faltar en profundidad lo compensa en pura capacidad de observación.

Es a la vez hilarante y un poco triste escuchar que adultos aparentemente serios, representados como avatares de dibujos animados generados por computadora, rechazan la idea de que haya 7 mil millones de conciencias individuales en la Tierra. ¿Por qué? Obviamente, porque no hay forma de que nuestro simulador de universos tenga suficiente poder de procesamiento para manejar eso. La explicación más lógica, por supuesto , es que la máquina solo está reciclando un par de cientos de miles de personalidades, de la misma forma en que un juego de Assassin’s Creed crea grandes multitudes al reutilizar el código de IA.

Con demasiada frecuencia deseaba que Ascher empujara un poco más a sus sujetos para poner a prueba los límites de sus creencias. Pero supongo que es como tratar de discutir la forma del planeta con un Flat Earther.

Un sujeto logró salir del sitio de un accidente automovilístico ebrio en México sin sufrir lesiones graves o ser arrestado. Pensó que era la simulación simplemente elaborando una narrativa exitosa para él. Después de sobrevivir a algo así, ¿Cómo podemos convencerlo de lo contrario? El milagro de una persona es el camino de simulación óptima para otra.

Si tales historias te hacen poner los ojos en blanco, A Glitch in the Matrix tiene más material sustancioso de Nick Bostrom, el profesor de filosofía de Oxford cuyo artículo de 2003 inició el interés moderno en la teoría de la simulación. Propuso que, dada la gran cantidad de potencia informática que esperamos tener en el futuro, es posible que los humanos posteriores puedan ejecutar simulaciones de personas similares a sus antepasados. Esas personas artificiales probablemente estarían conscientes. Y dada esa posibilidad, existe una alta probabilidad de que seamos una de esas realidades simuladas, en lugar de ser los seres “principales”. (Alternativamente, argumenta, podríamos extinguirnos antes de poder desarrollar nuestra propia tecnología de simulación, o podríamos abandonar la tecnología por completo).

Bostrom, no tiene muchas respuestas en el documental, pero nos recuerda el hecho de que los humanos han estado pensando en niveles más altos de realidad durante miles de años. La Alegoría de la cueva de Platón fue un argumento a favor de la educación y la investigación frente a la ignorancia, pero hoy en día también describe la forma en que mucha gente piensa sobre la teoría de la simulación.

A Glitch in the Matrix sorprende con imágenes de Philip K. Dick explicando sus propias creencias sobre la conciencia superior. Comenzó a experimentar visiones religiosas después de una operación, sobre la que terminó escribiendo en su Exegesis, una colección de más de 8.000 páginas de notas. Dick suena como alguien que vislumbró el mundo fuera de nuestra simulación potencial, aunque la explicación más simple es que sufrió una enfermedad mental grave durante toda su vida.

Si bien puedo tener algunos reparos sobre en qué se centra A Glitch in the Matrix , sigue siendo un documental bien hecho lleno de imágenes intrigantes. Ascher ha perfeccionado su capacidad para transmitir visualmente una narrativa en sus últimas películas, por lo que nunca te aburrirás. Y para las personas que aún no han oído hablar de la teoría de la simulación, apuesto a que les volaría la cabeza al igual que las personas que se atreven a salir de la cueva de Platón.

Ernesto Mota
Nací en el d.f., sigo siendo defeño, hoy radico en la hermosa ciudad de Cuernavaca, Morelos, soy Ing. en Sistemas computacionales, con un posgrado en Tecnologías de información, Doctorando en ambientes virtuales de aprendizaje y realidad aumentada, Tecnólogo es mi categoría laboral, y mi linea de investigación es la realidad aumentada aplicada a nuevos entornos de aprendizaje.

Últimos artículos

a

Publicasciones relaciodadas

VER TODOS LOS CURSOS