domingo, abril 14, 2024
spot_img
InicioArtículo de opiniónEngañarse a sí mismo para romper un mal hábito.

Engañarse a sí mismo para romper un mal hábito.

Esta publicación es una traducción y adaptación del articulo original “Trick Yourself into Breaking a Bad Habit” publicado en HBR por Joseph Grenny

Todos tenemos algún hábito que limita nuestro crecimiento profesional. Ya sea habilidades interpersonales débiles, tendencia a procrastinar o un nivel técnico bueno pero no excelente, uno de los mayores obstáculos para ascender en nuestra carrera es un hábito con el que luchamos por cambiar.

Hace unos años, mis colegas y yo estudiamos a 5,000 personas que habían intentado cambiar un hábito persistente que limitaba su carrera. Menos del 10% tuvo éxito en crear un cambio profundo y duradero.

Al revisar lo que separaba a los pocos exitosos del resto, encontramos una distinción curiosa: las personas exitosas hablaban de sí mismas de la misma manera en que un psicólogo experimental se referiría a una querida rata de laboratorio. Por ejemplo, un gerente tímido con aspiraciones ejecutivas hablaba de cómo se llevaba a sí mismo a la cafetería de empleados tres veces por semana para almorzar con un completo desconocido. Lleno de ansiedad, se despojaba de su teléfono inteligente antes de salir de su oficina, sabiendo que si lo llevaba consigo, se refugiaría en él. Sabía que si simplemente se sumergía en estas circunstancias, se conectaría con nuevas personas, un hábito y una habilidad que quería cultivar.

Reconociendo este patrón algo extraño, comenzamos a ver su virtud. Estos autores de cambio perspicaces se dieron cuenta de que la mejor manera de controlar su comportamiento era tomar el control de las cosas que los controlaban. Superaron la ingenua arrogancia de verse a sí mismos como actores racionales solitarios cuyas acciones son producto de una elección voluntaria. Setenta años de evidencia científica social demuestran lo contrario, que tenemos mucho menos control sobre nuestro comportamiento de lo que pensamos. Somos profundamente moldeados por fuerzas externas que nos manipulan, distraen, estimulan e impiden.

AQUELLOS en nuestro estudio que eran los mejores en cambiar su comportamiento eran aquellos que se sometieron a este hecho y lo hicieron funcionar a su favor. Su camino para controlar su comportamiento consistió en tomar el control de esas implacables fuentes de influencia, manipulándose esencialmente a sí mismos para ver una situación de manera diferente.

Aquí hay algunas tácticas comunes para engañarte a ti mismo y lograr el cambio:

  1. Manipula la distancia. Somos especialmente ingenuos acerca del grado en que nuestro entorno físico moldea nuestras elecciones. Por ejemplo, lo que comes está moldeado mucho más por lo que ves que por lo que buscas. Un tazón brillante de trufas de chocolate Lindt en el escritorio de un colega inicia un proceso cognitivo inexorable que termina solo cuando sucumbes a su seducción. Ver es comer.

Puedes usar este hecho para engañarte a ti mismo y lograr un cambio manipulando la distancia: aleja las cosas malas y acerca las cosas buenas, y tu comportamiento cambiará. Por ejemplo, si estás tratando de vencer la procrastinación, no te sientes en lugares que ofrecen distracciones atractivas. Si trabajas en un entorno de oficina abierto, lleva tu computadora portátil a una sala de reuniones cuando necesites una hora de atención concentrada. Si quieres leer más revistas técnicas, colócalas en tu página de inicio en lugar de notificaciones de ventas o noticias.

  1. Cambia tus amistades. Hay un dicho mexicano: “Dime con quién andas y te diré quién eres”. No puedes elegir si las personas con las que te relacionas te moldean. Determinan cómo piensas, sientes, te vistes y también influyen en lo que compras, comes, estudias, odias e incluso en cómo votas. Así que pasa menos tiempo con personas que refuerzan un comportamiento negativo y más tiempo con personas que apoyen un comportamiento positivo. Por ejemplo, si quieres cultivar una actitud más positiva hacia los grandes cambios en tu empresa, almuerza más a menudo con aquellos que lideran el cambio y menos a menudo con aquellos que se oponen a él.
  2. Programa tu tiempo. Los seres humanos tienen un sesgo predeterminado: si una casilla está marcada en una página web, es probable que la dejemos marcada. Si la renovación de nuestra licencia de conducir requiere que optemos por no donar órganos en lugar de optar por donarlos, muchos más de nosotros donamos nuestros órganos. Entonces, programa los valores predeterminados en tu vida. No digas simplemente: “Quiero practicar mi presentación antes de la revisión trimestral”. En su lugar, programa el tiempo de práctica en tu calendario. Es mucho más probable que pases la hora ensayando si lo conviertes en el plan predeterminado.
  3. Entrena a ti mismo. Solemos pensar que nuestras fallas de comportamiento se deben más a una falta de voluntad que a una falta de habilidad. Esto no es cierto. Estamos menos motivados cuando nos sentimos menos competentes. Al intentar cambiar tu comportamiento, no trates simplemente de convencerte psicológicamente para cambiar; más bien, entrénate a ti mismo. Crea oportunidades de práctica estructurada para aumentar tu competencia y tu motivación seguirá el mismo camino. Por ejemplo, una ejecutiva que quería mejorar sus habilidades interpersonales compró un libro sobre cómo hacer pequeñas conversaciones. Cada semana, identificaba una técnica y situaciones en las que podía practicarla. Los episodios de práctica duraban solo unos minutos. Fue algo incómodo, pero se sintió menos así, ya que lo veía como una especie de calistenia interpersonal. Una vez que practicó la habilidad varias veces, comenzó a sentirse cómoda y confiable. Haz que te sientas de manera diferente acerca de adquirir nuevos comportamientos viéndolo como un proceso de adquisición sistemática de habilidades.
  4. Cambia tu enfoque. Es sorprendentemente fácil manipularte a ti mismo simplemente al cambiar la forma en que presentas las opciones. Los demás lo hacen contigo todo el tiempo, presentando una soda como libertad o un nuevo automóvil como un camino hacia relaciones apasionadas. Es simple pero efectivo. Y también podemos hacerlo nosotros mismos. Por ejemplo, simplemente modificando las palabras que usas para representar una decisión, cambia profundamente cómo te sientes. La investigación de Vanessa Patrick muestra que cuando te enfrentas a la tentación, eres mucho mejor resistiéndola si dices “Yo no hago eso” en lugar de decir “No puedo hacer eso”. Los agentes de cambio exitosos en nuestro estudio usaron frases que fortalecieron su motivación al enmarcar la decisión de una manera que se conectaba con sus valores personales o metas. Por ejemplo, si notas que te resistes a tener una conversación incómoda pero necesaria, es probable que lo estés enmarcando de una manera que refuerza tu resistencia, por ejemplo, “Tengo que lidiar con este desastre”. Cambia el enfoque preguntándote: “¿Por qué quiero tener esta conversación?” Al reflexionar sobre esta pregunta, es posible que descubras un motivo, como “Para salvar la carrera de mi subordinado”. Caminar a una reunión para intentar salvar la carrera de un amigo se siente diferente que caminar a la misma reunión para “lidiar con un desastre”.

La mayoría de nosotros somos ciegos a las muchas fuerzas que moldean nuestras elecciones. Sobrestimamos el grado en que somos producto de una elección consciente y subestimamos enormemente el poder de las fuerzas situacionales y sociales. Es hora de aprender a tomar el control de nuestras vidas reconociendo este hecho humano y haciéndolo funcionar a nuestro favor en lugar de en nuestra contra.

Angel Sanchez
Angel Sanchezhttps://www.azulweb.net
Fundador de Azul Web amante de la tecnología, me gusta compartir mis conocimientos y apoyar a las demás personas que desean tener un mejor desarrollo profesional. Toda persona que tenga un sueño y este luchando por él tiene mi respeto y mi apoyo.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

Most Popular

Recent Comments